Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

2271 Vistas

Proceso de desalación del agua por ósmosis inversa

En esta infografía te mostramos cómo funciona el proceso de desalación por ósmosis inversa, uno de los procesos de desalinización más utilizados en el mundo

El agua, elemento indispensable para la vida, compone el 71% de la superficie del planeta. Paradójicamente, sólo el 3,5% de esta agua es apta para el consumo del ser humano, que se sirve de lagos, ríos y manantiales para abastecer sus necesidades físicas e higiénicas. El 96,5% restante, localizado en mares y océanos, no es potable dado su alto nivel de salinidad.

¿Cómo aprovechar esta inagotable fuente de vida? La tecnología de la desalación del agua lo hace posible. El hombre ha ideado multitud de sistemas para convertir el agua de mar en agua potable y poder así suministrar a la población con mayores dificultades de acceso a agua dulce.

Métodos como la electrodiálisis, la electrodiálisis inversa, la destilación instantánea en múltiples etapas o la destilación multiefecto funcionan en plantas desalinizadoras de todo el mundo. Sin embargo, el sistema más extendido y más avanzado es la desalación del agua por ósmosis inversa, cuya implantación supone el 61% respecto a los demás sistemas.

En esta infografía te mostramos cómo funciona el proceso de desalación por ósmosis inversa, desde que el agua salada es captada en el mar hasta que se obtiene agua dulce potable lista para el uso y el consumo:

Desalación del agua por ósmosis inversa

¿La salmuera que se devuelve al mar tiene algún impacto negativo?

Es una pregunta frecuente pero se debe destacar que no existe un impacto ambiental negativo para el entorno. La salmuera se devuelve al mar bajo estrictas condiciones medioambientales y los posibles problemas se minimizan. Se evitan concentraciones de sal nocivas para el ecosistema a través de emisarios submarinos o diluyendo la salmuera con agua de mar en unos depósitos antes de devolverlo al mar.

La desaladora de Jávea (Alicante, España) es un buen ejemplo de gestión de vertido de salmuera: fue la primera planta desaladora por ósmosis inversa del mundo que diluye la salmuera de rechazo para minimizar el impacto ambiental (Ver vídeo).

¿Cuánta gente usa agua desalada?

En la actualidad, hasta un centenar y medio de países albergan plantas de desalación de algún tipo. Globalmente, estas plantas abastecen de agua desalada a aproximadamente 300 millones de personas.

En cuanto a la implantación global de este tipo tecnología, cabe destacar que existen en el mundo más de 17.000 plantas desaladoras que producen 66,5 millones de metros cúbicos de agua desalada a diario, aunque la capacidad instalada en todo el planeta permitiría llegar a desalar más de 80 millones de metros cúbicos al día.

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.
Marco Antonio Morris Loyola

Me parece bien escueto, válido como presentación, sería interesante si se pudiera hablar de construcción de una mini planta de desalinización y ojalá portátil, económica y fácil de construir para adecuarla en lugares cercanos y que se pudiera almacenar para su distribución posterior