Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

330 Vistas

Reducción del impacto medioambiental en el tratamiento de aguas residuales

Las nuevas tecnologías que se están desarrollando están encaminadas a aumentar la sostenibilidad en el sector de la depuración

Post invitado escrito por Teresa de la Torre García de ACCIONA Agua

Debido a la creciente preocupación por el cambio climático, cada vez existe una mayor conciencia respecto a la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) - , principalmente el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O) -. A pesar de que el más conocido es el CO2, que se asocia generalmente al consumo de energía eléctrica, estos tres gases se producen durante el tratamiento de aguas residuales.

Aparte de las emisiones indirectas, se producen emisiones directas a la atmósfera de COy N2O durante los procesos biológicos de eliminación de materia orgánica y nitrógeno en las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR). El metano se produce fundamentalmente en las redes de distribución de agua y en el tratamiento de los fangos. Por tanto, durante el proceso de depuración de aguas residuales en sí, son el CO2 y el N2O los principales gases de efecto invernadero producidos.

Proyecto Life Brainymem

Las emisiones de N2O son un problema emergente puesto que las aguas residuales ocupan el sexto lugar en la contribución de emisiones de N2O mundiales, llegando a emitir un 3% del N2O total emitido. Así, las emisiones de N2O de las plantas de tratamiento de aguas residuales aportan el 26% de la huella de carbono de todo el ciclo del agua.

Aparte del impacto sobre la atmósfera, las EDAR también conllevan un impacto sobre las aguas receptoras. Las plantas de tratamiento de aguas residuales están diseñadas generalmente para eliminar materia orgánica, sólidos en suspensión, nitrógeno y fósforo y minimizar así este impacto. Sin embargo, existen sustancias recalcitrantes que no son eliminadas eficazmente con los procesos de tratamiento convencionales.

Estas sustancias, llamadas contaminantes emergentes, incluyen desde fármacos a productos de higiene personal y nanomateriales y pueden llegar a las aguas receptoras en cantidades relevantes. La naturaleza de estos contaminantes emergentes depende en gran medida de las actividades humanas y por tanto, su aparición no se restringe a ningún área geográfica.

Si bien se ha observado que estos compuestos pueden afectar negativamente a los ecosistemas acuáticos, los estudios en redes de distribución de agua no han podido demostrar ningún efecto adverso sobre la salud humana.

¿CÓMO MITIGAR EL IMPACTO MEDIOAMBIENTAL DEL PROCESO DE TRATAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES?

El proyecto de investigación LIFE-BRAINYMEM, liderado por ACCIONA Agua, es un proyecto apoyado y financiado por la Comisión Europea, dentro del programa LIFE, para reducir el consumo energético en las depuradoras y minimizar su impacto medioambiental.

Durante el proyecto BRAINYMEM se trabajará para reducir tanto las emisiones de GEI a la atmósfera como de contaminantes emergentes en el agua, disminuyendo significativamente el impacto medioambiental de las depuradoras. Para lograr este objetivo, se realizan las siguientes acciones:

Controlar tanto la aireación suministrada a las membranas como la aireación de los tanques biológicos con un sistema de control avanzado que permitirá la reducción del consumo de aire (consumo energético) así como la producción de gases de efecto invernadero (NOx and CO2).

Mejorar la eliminación de contaminantes emergentes y la filtrabilidad del fango cuando sea necesario mediante la adición de sustancias al fango activo por medio de una dosificación controlada automáticamente.

Transferir el conocimiento adquirido a las distintas entidades interesadas por medio de acciones específicas de difusión y estrategias de comunicación, además de enviar recomendaciones a las autoridades competentes.

Planta de tratamiento de aguas residuales

El proyecto se lleva a cabo en la planta de demostración instalada en la EDAR de Almuñécar (Granada, España). Esta planta fue diseñada y construida por el Departamento de I+D+I de ACCIONA Agua y sirve como plataforma para el estudio de diferentes tecnologías de regeneración de aguas residuales

Así, el proyecto BRAINYMEM es un proyecto de mejora ambiental de procesos de tratamiento de aguas residuales que ayudará a cumplir las estrategias europeas contra el cambio climático y la Directiva Marco del Agua para la protección de la calidad de las aguas. La puesta en marcha del control experto de la planta de demostración se realizó a mediados de febrero de 2015 y se pueden seguir sus avances en la página web del proyecto: www.life-brainymem.com.

El objetivo de los proyectos de I+D+i sobre optimización energética de ACCIONA Agua es tanto el ahorro de costes como la reducción del impacto ambiental. La meta final sería la depuradora autosuficiente, donde la energía requerida por la planta sea producida en la propia planta, mediante obtención de biogás y/u otrao energías renovables. Así, las nuevas tecnologías que se están desarrollando están encaminadas a aumentar la sostenibilidad en el sector de la depuración.

 

Teresa de la Torre García

Responsable de proyecto en el departamento de I+D+i

ACCIONA Agua

Perfil en Linkedin

Perfil en Twitter: @teresoidetron

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.
Joselin Reyes

Aunque las plantas de tratamiento de aguas residuales son un pequeño paso para darle una ayuda al planeta, esperemos que en un futuro ni mu lejano, tengamos plantas con menos emisiones de GEI