Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

374 Vistas

Fotocatálisis: luz solar para limpiar las ciudades

Un principio de la propia naturaleza puede ser clave en la lucha contra la contaminación dentro de las ciudades ¿Quieres saber cómo funciona?

Post invitado escrito por José María Castrillón Montes de ACCIONA Construcción

Más de la mitad de la población terrestre, un 54%, vive en núcleos urbanos. Además, las previsiones de la ONU vaticinan que esa cifra aumentará hasta el 66% en 2050, lo que significa que más de 6.000 millones de personas se concentrarán en las ciudades en menos de 35 años. Esta masificación de los entornos metropolitanos significa un potencial problema de contaminación global que, de no ser tratado cuanto antes, derivará en graves riesgos para la salud de todos los ciudadanos del mundo.

Fotocatálisis: luz solar para limpiar las ciudades

Precisamente como una solución a este problema se plantea en la actualidad el uso de los materiales descontaminantes.

¿Qué son los materiales descontaminantes?

Un material descontaminante es aquel que después de ser tratado adecuadamente, mediante el fenómeno natural de la fotocatálisis, es capaz de eliminar la contaminación de su entorno.

Para poder entender de qué manera funcionan estos materiales descontaminantes hay que comprender en primer lugar que es la fotocatálisis.

¿Qué es la fotocatálisis?

La fotocatálisis parte del principio natural de descontaminación de la propia naturaleza. Al igual que la fotosíntesis, gracias a la luz solar es capaz de eliminar CO2 para generar materia orgánica, la fotocatálisis elimina otros contaminantes habituales en la atmósfera, como son los NOx, SOx, compuestos orgánicos volátiles (COVs), mediante un proceso de oxidación activado por la energía solar.

La fotocatálisis es una reacción fotoquímica que convierte la energía solar en energía química en la superficie de un catalizador o sustrato, consistente en un material semiconductor que acelera la velocidad de reacción. Durante el proceso tienen lugar reacciones tanto de oxidación como de reducción. De esta forma se puede provocar la eliminación de la mayor parte de los contaminantes presentes en las ciudades.

Propiedades que adquieren los materiales tratados con la fotocatálisis:

Desde un punto de vista medioambiental, estos materiales son capaces de:

- Reducir las concentraciones de NOx (óxidos de nitrógeno) que emite el tráfico, además de las concentraciones de compuestos orgánicos volátiles (COVs), es decir reducen la contaminación atmosférica de la ciudad. Los óxidos de nitrógeno son los agentes presentes en el aire más contaminantes, contribuyen a la formación de lluvia ácida y acentúan el efecto invernadero y el cambio climático del planeta, además de ser nocivos para la salud.

- Aplicados sobre pavimentos bituminosos disminuyen la capacidad de calentamiento de la superficie del firme y en consecuencia reducen el calentamiento de la ciudad.

- Reducir la capacidad adherente de partículas de polvo sobre las superficies donde se aplican este tipo de productos, de manera que su limpieza y su estética tiene una mayor duración en el tiempo.

- Reducir olores, debido a la resistencia a la adherencia de partículas o sustancias orgánicas sobre su superficie.

- Tienen un poder antimicrobiano, eliminado bacterias y hongos que pueden atacar a la superficie del material, gracias al poder oxidante del fotocatalizador.

Haz clic en la imagen para verla a tamaño completo

Aplicación de la fotocatálisis en las ciudades:

Uno de los primeros materiales en los que se ha probado con éxito el proceso fotocatalítico es el cemento, ya que es un medio perfecto para su difusión. Combinando el dióxido de titanio con el cemento es posible obtener un aglutinante que además de las características tradicionales de resistencia mecánica y durabilidad, asociadas con las propiedades fotocatalíticas del sustrato, hacen posible que el cemento sea capaz de oxidar los contaminantes orgánicos e inorgánicos que se depositan en su superficie.

La aplicación de sustancias fotocatalíticas en pavimentos, fachadas, cubiertas y otros elementos urbanos no sólo tiene un efecto descontaminante probado, sino que además puede reducir significativamente los costes de mantenimiento y limpieza, ya que las sustancias fotocatalíticas impiden la acumulación de suciedad en su superficie en mayor medida que las no tratadas y reducen los malos olores debido a su carácter anti-bacteriano.

 

José María Castrillón Montes

Gerente de Proyectos Técnicos. Departamento de Marketing & Comunicación de ACCIONA Construcción

Perfil en twitter: @JM_castrillon

Perfil en Linkedin 

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.
Maria alejandra

Genial que en los países comenzaran a aplicar esta innovación :)

PILAR PIQUERAS

¡Súper interesante!