Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

460 Vistas

La sostenibilidad del sistema alimentario

Cerca de 1.300 millones de toneladas de alimentos se pierde o desperdicia. El modelo actual es insostenible.

La sostenibilidad del sistema alimentario ha de ser un objetivo global y urgente, ya que con la comida que se desecha podrían alimentarse 2.000 millones de personas, y aún hay 240 millones que pasan hambre, principalmente en el continente africano. Debido al imparable crecimiento poblacional, es probable que la cifra continúe progresando.

El modelo actual es insostenibleEl relator de la ONU por el Derecho a la Alimentación, Olivier De Schutter, que ha dejado el cargo recientemente, lo ha hecho con el mensaje de alerta de que el sistema internacional de producción de alimentos no es sostenible, ni siquiera a corto plazo.

¿Cuáles son los problemas del sistema agroalimentario actual?

-    La liberalización en el sector, que incluso cotiza en bolsa.
-    La premisa de producción de alimentos sin límite.
-    La no vinculación a políticas de nutrición o sanitarias.
-    La desregularización del sistema, ya que Se rige por las leyes de la economía de mercado.
-    La falta de consideración del impacto ambiental que supone y que cada día influye más en el cambio climático.

¿Qué consecuencias tiene este modelo?

-    Se han incrementado los monocultivos (maíz, soja, trigo…) lo que conlleva pérdida de biodiversidad agrícola que acelera la erosión del suelo.

Un modelo que abusa de pesticidas y fertlizantes

-    El uso de fertilizantes químicos ha contaminado agua dulce, y océanos, aumentando los niveles de fósforo (unos 10 millones de toneladas anuales) que afectan a las algas (imprescindibles para la oxigenación del agua y la alimentación de animales).

-    La modalidad industrial de producción agrícola, es devastadora porque aumenta la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). Suponen un 15% de las emisiones totales de GEI derivadas del ser humano. Según la FAO el sector de la ganadería era responsable del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero GEI, una proporción mayor que el transporte.

-    Las prácticas de pesca son insostenibles y destructivas: hay que vigilar el estado de las especies más demandadas, y realizar modos de pesca sostenibles evitando, por ejemplo, la pesca de arrastre.

-    La producción de carne también es insostenible: la FAO estimó que en 2050 su producción tendrá que llegar a los 470 millones de toneladas (200 millones de toneladas más que en 2007). Totalmente insostenible.

-    Más de 1/3 parte de los cereales del mundo se usan ya como piensos. Por este camino, esta proporción será un 50% más en 2050. Por tanto, la demanda de carne reduce el alimento de las personas en países subdesarrollados o en vías de desarrollo, que se alimentan de cereales.

-    En 2006, la FAO estimó que las tierras de pastoreo ocupaban un 26% de la superficie que no está cubierta de hielo, en tanto que el 33% de la superficie total de tierras de labranza estaba destinado a la producción de maíz y soja. Así pues, la producción de ganado representaba el 70% de todas las tierras agrícolas y el 30% de la superficie terrestre del planeta. Esto se traduce en deforestación.

-    Según la FAO el sector de la ganadería era responsable del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero, una proporción mayor que el transporte.

Posibles Soluciones

-    Una producción sostenible: La agroecología comprende diversas técnicas, incluidos los cultivos intercalados, el reciclado del estiércol y los desechos de alimentos para convertirlos en fertilizantes, y la agrosilvicultura, que reducen el uso de insumos externos y aprovechan al máximo la eficacia de los recursos.

Toma medidas

-    Un consumo sostenible: limitar la demanda de biocombustibles para el sector del transporte consumiendo productos de proximidad, un mayor consumo de carnes de ave, y reducir el de carnes procedentes de ganadería; productos de origen ecológico, que hacen un uso más responsable de fertilizantes y pesticidas; una mayor gestión a la hora de hacer la compra, fomentar el autoabastecimiento (con huertos urbanos, por ejemplo), etc.

Se estima que 1.300 millones de toneladas de alimentos producidos para el consumo humano, aproximadamente una tercera parte del total, se pierde o desperdicia.

Un consumidor de África Subsahariana o Asia Meridional, desperdicia de 6 a 11 kgs al año. Un Europeo o Norteamericano, entre 95 y 115 kgs.

¿Crees que podemos continuar con este modelo de producción y consumo?

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.
Pablo Morelli

Quiero agradecer por la iniciativa, y a la vez me gustaría ampliar la información respecto a las soluciones posibles. Existe una filosofía de vida, consumo y dieta capaz de revertir esta situación: el VEGANISMO.