Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

960 Vistas

Las energías renovables: solar

La energía solar viene siendo utilizada en el uso doméstico desde la antigüedad. En la actualidad, es una de las formas de generación de energía renovable más utilizada en todo el mundo.

Imagen - Las energías renovables: solar

Investigadores del Instituto de Investigación en Energías no Convencionales (INENCO) dependiente de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), recibieron el galardón latinoamericano Madres y Abuelas de Plaza de Mayo a la Investigación Participativa por un proyecto enfocado sobre la transferencia de tecnologías que aprovechan la energía solar a comunidades aisladas de la región andina de la provincia. Éste es sólo un ejemplo del aprovechamiento y eficiencia de esta energía renovable que se nutre de la luz solar.

Paneles solares

Solar térmica

El calor de la radiación solar ha tenido numerosos usos tradicionales, por ejemplo en las salinas; sin él, tampoco sería posible la agricultura. Su utilidad para calentar agua de uso doméstico es una muy accesible oportunidad de ahorro y eficiencia.

Se puede comprobar el funcionamiento de un sencillo colector térmico, fabricando uno de modo artesanal.

El uso de colectores solares domésticos incrementa la autonomía de los usuarios y es recomendable en edificios como los Centros escolares y los polideportivos en cuyos vestuarios se usa en abundancia el agua caliente sanitaria. La energía solar térmica está presente cada vez en más tejados, de domicilios y de edificios de uso público: hoteles, hospitales, polideportivos… Otra aplicación de la energía solar térmica son las cocinas solares; su utilidad resulta evidente en lugares donde la deforestación priva de biomasa tradicional a la población. También, la pasteurización del agua de boca: los rayos infrarrojos elevarán la temperatura del agua desparasitándola.

 

Solar fotovoltaica

La corriente eléctrica consiste en ordenar y dar intensidad al movimiento de unas partículas llamadas electrones. En las células fotovoltaicas de silicio cristalino, la corriente eléctrica se crea a partir de la radiación solar incidente. Las placas solares del mercado tienen potencias de entre 80 y 120 vatios/pico y producen entre 120 y 140 kWh. al año en función de las horas de radiación en el lugar concreto de instalación.

Las líneas de investigación en energía fotovoltaica tienen objetivos como: incrementar el rendimiento de las células rígidas minimizando el impacto ambiental de la purificación del silicio; conseguir células flexibles; o, mediante nanotecnología, vincular fotosíntesis y efecto fotovoltaico.

 

Solar termoeléctrica

Esta tecnología aprovecha el calor de la radiación solar, captándolo mediante sistemas parabólicos o de espejos que lo concentran hasta alcanzar altísimas temperaturas, por encima de los 700ºC, que elevan la de un fluido. Éste, en un circuito cerrado de agua, genera vapor cuya presión activa el movimiento de una turbina productora de electricidad.

 

Solar pasiva

El aprovechamiento pasivo de la radiación solar no es una fuente de energía renovable, pero sí es un recurso de ahorro energético y de sostenibilidad ambiental. Mediante: una orientación adecuada de los edificios; buenos aislamientos; materiales de alto coeficiente térmico y unos buenos hábitos de ventilación y regulación de temperaturas, se pueden reducir los consumos de energía en el hogar desde un 30% hasta un 60%.

 

Más información sobre energía solar.

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.