Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

22 Vistas

27/05/2015

RSC, el Principio 24 del nuevo Código de buen gobierno

Se trata de una serie de recomendaciones de aplicación voluntaria sujetas al principio de “cumplir o explicar”.

El 24 de febrero de 2015, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) publicó el nuevo Código de buen gobierno de las sociedades cotizadas, este constituye una serie de recomendaciones de aplicación voluntaria sujetas al principio de “cumplir o explicar”. La principal novedad respecto al anterior, llamado Código Unificado, es la incorporación del principio 24, específico sobre responsabilidad social corporativa (RSC). Estos son los aspectos más relevantes de tal principio:

  • Incluir distintos tipos de riesgos no financieros (por ejemplo los sociales, medioambientales, políticos y reputacionales) dentro de la política de control y gestión de riesgos.
  • Informar separadamente sobre los asuntos relacionados con la RSC, bajo metodologías aceptadas internacionalmente. De manera que exista transparencia en la comunicación con los grupos de interés.
  • Se recomienda que la política de RSC incluya compromisos de cuestiones relacionadas con: los accionistas, empleados, clientes, proveedores, medio ambiente, cuestiones sociales, derechos humanos, responsabilidad fiscal y conducta empresarial.

Código de buen gobierno

Dentro de los 25 principios y 64 recomendaciones del nuevo Código de buen gobierno, hay otras cuestiones que afectan a la RSC. Este es un resumen de los asuntos más destacados:

  • Promover la diversidad de género, de tal manera que, para el año 2020, el número de consejeras represente, al menos, el 30% del total de miembros del consejo de administración.
  • Publicar el “informe sobre la política de RSC” en la web, con antelación suficiente a la celebración de la Junta General.
  • El consejo de administración, con propósito de independencia de criterio, debe conciliar el interés social y ambiental con los intereses de los empleados, cadena de suministro, clientes y demás grupos de interés.
  • Incluir la política de RSC como materia a supervisar por alguna de las comisiones y definir las funciones que va asumir la misma.

Como antecedentes y para más información, se creó la Comisión de expertos que diferenció entre aquellos aspectos básicos que debían convertirse en normas legales, incluidas en la Ley de Sociedades de Capital, y las recomendaciones de aplicación voluntaria sujetas al principio internacional de “cumplir o explicar”.

En este sentido, la legislación española deja libre a cada empresa seguir, o no, las recomendaciones de gobierno corporativo, pero exige que, en caso de no seguirlas, se expliquen los motivos de manera que los grupos de interés cuenten con la información suficiente para valorar la actuación de la compañía.

El nuevo Código de buen gobierno aterriza en un contexto en el que se manifiesta una desconfianza social hacia las grandes compañías. Sin embargo, la mayoría de las sociedades cotizadas siguieron las recomendaciones del anterior Código y desarrollaron planes directores o estratégicos de RSC.

Uno de los objetivos del actual Código es replantear el enfoque de los consejos de administración en materia de RSC, y se espera que, con el principio de “cumplir o explicar”, los órganos de administración de las empresas mejoren su actuación en materia de transparencia, ética y buen gobierno.

¿Cuál es el siguiente paso? Estaremos atentos al desarrollo de la estrategia de RSC de la Unión Europea, que se entregará a finales de este año.

Más información: Código de buen gobierno de las sociedades cotizadas, Comentario Garrigues, Comentario KPMG.

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.