Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

32 Vistas

Las claves de la COP21

195 países, 12 días para lograr un objetivo común: llegar a un acuerdo global vinculante que permita evitar un calentamiento superior a los 2 ºC a finales de siglo

195 países. 40.000 asistentes. 12 días para lograr un objetivo: llegar a un acuerdo global para evitar un calentamiento superior a los 2 ºC a finales de siglo respecto a la época preindustrial. Estas son las cifras más relevantes de la vigésima primera Conferencia de las Partes (COP, por sus siglas en inglés), que arrancó este lunes en París.

El futuro del mundo se decide en París

El futuro del planeta y de todos sus habitantes puede mejorar dependiendo del acuerdo resultante de las negociaciones de París. Hasta el viernes 11, último día del encuentro, los gobiernos tratarán de alcanzar un acuerdo que frene el calentamiento global y sustituya al Protocolo de Kioto, que finaliza en 2020.

La COP21 reúne en Le Bourget, a las afueras de la capital gala, a dirigentes políticos, representantes del sector privado, ONGs, activistas y la sociedad civil, y tiene la decisiva misión de cerrar un pacto universal para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y limitar el calentamiento global.

¿Servirá para algo la COP21?

Aunque sólo el tiempo dirá si la actual Conferencia de las Partes cumplió como se esperaba, lo cierto es que los expertos señalan que hay motivos Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidaspara ser más optimistas que en ocasiones anteriores. La diferencia principal respecto a otras cumbres es que en esta COP21 prácticamente todos los países se presentan a las negociaciones con planes nacionales de reducción de emisiones. Es decir, todos comparten la responsabilidad de luchar contra el cambio climático aunque la exigencia de los compromisos varía dependiendo en cada país.

No es la primera vez que las expectativas son muy altas. En la COP15 de Copenhague se creyó estar cerca de lograr un acuerdo firme que comprometiese a todos los países, no hubo un gran acuerdo y fue la primera gran decepción. En esta ocasión, todos los países se han involucrado dejando reflejadas sus preocupaciones en el último borrador que se negocia durante la cumbre de París. 

¿Todos los países tienen el mismo peso en la COP21?

Las responsabilidades ante el cambio climático son comunes pero diferenciadas. De los 195 los países que participan en la cumbre –la Unión Europea representa a los 28 países que la integran-, los focos siempre se dirigen a los que tienen un mayor peso económico, político e industrial.

En primer lugar, el papel de China es decisivo al ser el primer país emisor de gases de infecto invernadero y estar expuesto a los riesgos climáticos (especialmente inundaciones). Por esta razón, Pekín ha sido uno de los agentes más activos en impulsar la búsqueda de acuerdo, aunque con condiciones: están de acuerdo en volver a revisar las alianzas antes de 2020, año de entrada en vigor de las medidas, pero no suscriben las revisiones al alza cada cinco años.

Por su parte, Estados Unidos (segundo país por cantidad de emisiones emitidas) convive en una gran disyuntiva. Obama ha mostrado su voluntad de adaptar medidas ecologistas (plan de reducción de emisiones de centrales eléctricas a carbón, oposición al proyecto de oleoducto gigante entre Estados Unidos y Canadá) pero todavía no ha encontrado la manera de comprometer objetivos económicos nacionales puesto que se enfrenta a un congreso de mayoría republicana.

En el otro lado de la balanza están los países más desfavorecidos como las pequeñas naciones insulares, entre otros. Históricamente, estas naciones Reunión entre François Hollande y Ban Ki-moonpobres sufren por igual la contaminación derivada de los gases de efecto invernadero y se ven afectadas por los efectos del cambio climático en mayor medida al estar más desprotegidos. Falta de infraestructuras, incapacidad de respuesta ante emergencias, más vulnerables a fenómenos naturales… Para subsanar estas desventajas, desde la ONU se ha propuesto una ayuda económica periódica para impulsar de la mejor manera posible la adaptación de estos países en el futuro.

¿Crees que la COP21 servirá para que los países luchen de verdad contra el calentamiento global? Dinos tu opinión y participa en nuestra encuesta.

 

Fuentes: COP21 Paris, El País, El Confidencial, El País II, La Marea, Ecoticias, Radio Francia Internacional y El Comercio.

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.
Luis Fernando Medina Leguízamo

Sugiero calcular el índice de Gini para asignar peso participativo a las naciones en la COP de manera que el peso sea directamente proporcional a la marginación y exclusión de los beneficios por servicios ambientales