Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

172 Vistas

La huella de carbono de objetos cotidianos

¿Sabías que elaborar un queso curado de 1 kg genera 12 kg de CO2?

¿Sabías que elaborar un queso curado de 1 kg genera 12 kg de CO2? Impensable, ¿verdad? Todos los objetos y muchas de nuestras acciones cotidianas generan más CO2 del que habíamos imaginado, y es por ello que tenemos que empezar a pensar más allá de las meras apariencias para preguntarnos de dónde vienen y cómo llegan a nosotros esos objetos, o qué repercusión tienen nuestros actos diarios.

Elaborar un queso curado 1 kg genera 12 kg de CO2

Curiosamente, 1kg de queso curado, aparentemente ‘inocente’ en cuanto a huella de carbono se refiere, genera tal cantidad de CO2 debido sobre todo a que proviene de la leche de vaca, y recordemos que la ganadería es uno de los emisores de GEI (Gases de Efecto Invernadero) más importantes en la actualidad, ya que el  gas metano que también emite en grandes cantidades, es 23 veces más potente que el CO2. En total, 1 kg de queso genera el mismo CO2 que un coche en marcha durante 6 km, o lo mismo que producir 12 kg de zanahorias. ¿Soluciones? Optar por un queso más suave elaborado con menos leche, y comprar siempre lo que vayamos a consumir, sin excesos.

En el caso de otro objeto totalmente cotidiano, como es el teléfono móvil, un uso de apenas dos minutos diarios produce 47 kg de CO2 al año, y una hora diaria puede llegar a la escandalosa cifra de 1250 kg al año. Si tenemos en cuenta que en 2012 había 6.000 millones de teléfonos móviles en todo el mundo, y que para este 2013 se prevén casi los 7.000 millones, se hace patente la necesidad de reducir en la medida en que podamos su uso. Como curiosidad, genera menos CO2 la mensajería instantánea que una llamada telefónica.

Teniendo en cuenta que prácticamente todo lo que usamos, comemos y hacemos a lo largo del día produce CO2 con el consiguiente efecto sobre la atmósfera y el planeta, la primera y más urgente solución sin duda es reducir el consumo. En algunos casos, como el del queso, puedes optar por la solución propuesta anteriormente, u optar por queso de animales que generen menos GEI (como puede ser la cabrá, por ejemplo), pero siempre se cumple la máxima de cuanto más consumamos, más recursos del planeta gastamos, más movimiento en producción y distribución generamos, con el consiguiente aumento de los datos de emisiones de CO2. Ahorro, ahorro y ahorro, y pensar dos veces en las alternativas a todo aquello que compramos y a los actos a los que estamos acostumbrados. Esa es de momento la clave que tenemos más al alcance de la mano, y la pauta más sencilla a seguir para limitar la huella de carbono que dejamos en el planeta.

En Sostenibilidad Para Todos te informaremos periódicamente de aquellos actos cotidianos y de objetos que nos rodean y cómo éstos participan en mayor o menor medida de la huella de carbono que dejamos en el planeta, para que podamos poner juntos en marcha ese cambio de actitud y de conciencia que ayude a construir entre todos un  mundo más sostenible.

Y tú, ¿quieres conocer las claves para entender la huella de carbono?

*Fuente datos de producción de CO2: Libro ‘How bad are bananas? The Carbon Footprint of everything.’Mike Berners Lee. Ed. Profile Books.

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.