Fuentes de energía renovable más extendidas

Las energías renovables se obtienen a partir de fuentes naturales inagotables y generan electricidad sin contribuir al calentamiento global. Descubre las energías alternativas y limpias más utilizadas en el mundo.
Wind energy on Global Wind Day

En este artículo encontrarás:

 

¿Qué son las energías renovables?

En la lucha contra el cambio climático cobra especial relevancia el empleo de la energía renovable. Son aquellas que se obtienen a partir de fuentes naturales inagotables y generan electricidad sin contribuir al calentamiento global.

Las diferentes fuentes naturales para generar energía limpia incluyen el viento, la luz solar, el agua, el calor geotérmico, las mareas, y diversas formas de biomasa, siendo todas ellas inagotables y encontrándose en constante renovación.

 

 

Características de las energías renovables

Una de sus principales cualidades es que son una fuente de energía ilimitada. Al contrario que los combustibles fósiles -como el carbón, el gas natural o el petróleo-, cuyas reservas ya se están agotando, este tipo de energía no se agota según se consume.

Se nutren de elementos naturales así que, mientras que recursos como el sol o el agua continúen abasteciendo la Tierra, las renovables podrán seguir proporcionándonos energía.

Esto nos lleva a la segunda de sus particularidades, no producen emisiones de efecto invernadero, otra de sus grandes diferencias con los combustibles fósiles. Por lo que no perjudican al planeta ni contribuyen al cambio climático. Tampoco generan residuos, por lo que su impacto en el medio ambiente es muy pequeño.


Energías renovables más extendidas

Dentro de todos los tipos de energía renovable, destacan cinco por su grado de implantación:

💨 Energía eólica: una de las más extendida en la actualidad. Esta energía aprovecha la fuerza del viento para generar electricidad. En este artículo podrás ver 10 curiosidades sobre la energía eólica.

☀ Energía solar fotovoltaica: transforma directamente la radiación solar en electricidad gracias a los paneles solares integrados por células fotovoltaicas. Descubre la energía solar fotovoltaica.

🌞 Termosolar: también llamada termoeléctrica, concentra con espejos la radiación solar para calentar un fluido con el que producir vapor y con éste, a su vez, electricidad. ¿Sabes cómo funciona la energía termosolar?

💧 Energía hidráulica: se aprovecha la fuerza del agua en movimiento para producir -y en ocasiones almacenar- electricidad limpia. ¿Quieres conocer cómo funcionan las centrales hidráulicas capaces de producir la suficiente energía hidráulica como para abastecer a toda una ciudad?

🌱 Biomasa: utiliza materia orgánica como fuente de energía. Esta materia puede ser natural, residual o procedente de cultivos energéticos. Aquí te explicamos cómo se procesa la biomasa.

 

Principales beneficios

De todas ellas, la energía solar y eólica ya son una pieza clave del suministro eléctrico, pero hay otras, las energías renovables del futuro, que empiezan a pedir su sitio.

¿Por qué son la mejor apuesta para un futuro sostenible? Son muchas las razones que las convierten en la primera opción:

  • Beneficios ambientales: las fuentes de energía como el viento, agua o el sol son autóctonas y tienen un impacto medio ambiental mucho menor que las energías convencionales procedentes de los combustibles fósiles. La transición a las renovables es esencial para lograr reducir las emisiones de CO₂, frenar el calentamiento global y lograr mitigar el cambio climático.
  • Genera empleo y mejora la economía: la mayoría de las inversiones en esta materia se gastan en materiales y mano de obra para construir y mantener las instalaciones localmente. Esto genera empleo local y dinamiza la economía del país.  

“Para 2050 se crearán 19 millones de empleos nuevos en el ámbito de las energías renovables"

 

Según la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), la transición a las renovables creará más puestos de trabajo en el sector energético de los que se perderán en la industria de los combustibles fósiles. Calculan que para 2050 se crearán 19 millones de empleos nuevos en este ámbito.  

  • Seguridad energética: reducen la dependencia energética de un país, fomentando su autosuficiencia y manteniendo una gran inversión económica que en otra situación se destinaría a importar energía de fuentes no renovables de países extranjeros.
  • Resiliencia: algunas tecnologías de energía renovable se implementan de forma modular y distribuida, lo que las hace menos propensas a fallas a gran escala. Esto trae ventajas durante eventos climáticos severos o emergencias complejas, ya que estas tecnologías se pueden implementar rápidamente donde sea necesario, proporcionando electricidad a las personas sin un desarrollo de infraestructura complejo y que requiere mucho tiempo.
  • Competitivas: las principales tecnologías renovables –como la eólica y la solar fotovoltaica- están reduciendo drásticamente sus costes, de forma que ya son plenamente competitivas con las convencionales en un número creciente de emplazamientos. Las economías de escala y la innovación están ya consiguiendo que las renovables lleguen a ser la solución más sostenible, no sólo ambiental sino también económicamente, para mover el mundo.
  • Accesibles: son un pilar fundamental a la hora de cumplir con el Objetivo 7: Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna.


¿Cuáles son los retos de las energías renovables?

Es indudable el peso que han ganado en el panorama internacional. Ya no solo son un elemento clave en la lucha contra el cambio climático, sino que se han convertido en un motor socioeconómico de gran importancia.

Su primer gran impulso llegó con la firma del Acuerdo de París de 2015, cuando 196 partes acordaron emprender las medidas necesarias para conseguir alcanzar la neutralidad en carbono antes de 2050. Ahora, son unas de las protagonistas de la Recuperación Verde, el plan destinado a revitalizar la economía mundial tras la crisis del COVID-19.

 

“Ya no solo son un elemento clave en la lucha contra el cambio climático, sino que se han convertido en un motor socioeconómico de gran importancia”

 

Estamos ante una oportunidad única para impulsar las energías renovables, la descarbonización y la electrificación de nuevos sectores. Así como para mejorar la eficiencia energética y garantizar una transición energética justa, que no deje a nadie atrás y que se haga cargo, además, de las comunidades que están en riesgo de sufrir pobreza energética.

Proteger juntos la salud, la economía y el clima, pasa por esforzarnos para que las energías renovables por fin ocupen el lugar que les corresponde. En definitiva, luchar contra el cambio climático requiere profundos cambios en nuestro modelo energético, un compromiso que ya es ineludible para la sociedad.

Si quieres saber más sobre sus beneficios, pincha aquí.