Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

484 Vistas

14/07/2015

Por qué eliminar los subsidios a los combustibles fósiles

Los subsidios a los combustibles fósiles incrementan el calentamiento global y retrasan el desarrollo de las energías renovables.

Las facilidades otorgadas a los productores y consumidores de los combustibles fósiles como el petróleo, carbón y gas incrementan el calentamiento global y retrasan el desarrollo de las energías renovables. Estas ayudas se materializan como subsidios, en su mayoría al consumo pero también a la producción, y tienen un alto coste económico, ambiental y social que retardan la transición hacia una economía baja en carbono.

Instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Agencia Internacional de Energía (AIE), el Banco Mundial, la OECD, el G8 y G20 recomiendan reemplazar el uso de los combustibles fósiles contaminantes por las energías limpias. Los últimos informes aportan datos contundentes que no pueden ser ignorados, compartimos con vosotros a algunos de los que consideramos más relevantes:

Razones para eliminar los subsidios a los combustibles fósiles:

Combustibles fósiles

La suma total de los subsidios a los combustibles fósiles en todo el mundo es de 5,3 billones de dólares, este dato representa el 6,5% del PIB mundial en 2015 (How Large Are Global Energy Subsidies? FMI)

Tres cuartas partes de estos subsidios están relacionadas con daños al medio ambiente locales y aproximadamente una cuarta parte afectan al calentamiento global con emisiones de CO₂ (FMI)

La eliminación de los mismos podrían reducir las muertes prematuras por contaminación atmosférica en un 50%, 1,6 millones de vidas al año. En 22 de 48 países de Europa, las muertes por contaminación tiene un coste promedio por encima del 20% del PIB (OMS)

Cada dólar público invertido en subsidios a los combustibles fósiles genera 1,3. Por el contrario, cada dólar público utilizado para subsidiar energías renovables atrae 2,5 dólares en otras inversiones. (ODI)

Los combustibles fósiles reciben seis veces más subsidios que las energías renovables. Por ejemplo, en Oriente Medio y norte de África, se estima que el coste de los objetivos de energías renovables hasta 2020 es inferior al coste de los subsidios a los combustibles fósiles en un solo año (IISD).

En palabras de Fatih Birol, economista de la AIE, “los gobiernos dicen que es para proteger a los pobres, pero solo un 8% de estos subsidios va a gente con pocos recursos, el resto va a personas con ingresos medios o altos”.

Actualmente, el 80% del consumo energético mundial se basa en combustibles fósiles. Son los principales causantes del cambio climático y por otra parte, estas subvenciones tienen un efecto perverso que retardan el acceso a la energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos (Objetivo de Desarrollo Sostenible 7). La transición a una economía baja en carbono implica necesariamente una profunda reforma de los subsidios a los combustibles fósiles.

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.
El mensaje no puede estar vacío
El comentario tiene demasiados caracteres
Carmen Moreno

Muy cierto!

Carlos Daniel

Sin duda alguna este medio de combustible fósil es de los más xontaminantes, lástima que el ser humano dependa a un 80% aproximadamente de dicho combustible para el desarrollo de sus actividades diarias