Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación aceptas el uso que hacemos de ellas. Si lo deseas puedes modificar tus preferencias en el navegador.

57 Vistas

05/08/2015

Riomenos20-Capítulo3: El legado

Diez días después, las informaciones sobre Río+20 prácticamente han desaparecido, excepto por la picaresca Carioca, cuyos representantes robaron a la delegada de educación de Níger dinero y documentos.

Dos días después de la clausura de Río+20, el 24 de junio, la noticia ocupaba solo 4 pequeños párrafos en el diario El Mercurio de Santiago de Chile, ninguno en la edición internacional del Herald Tribune. Diez días después, las informaciones sobre Río+20 prácticamente han desaparecido, excepto por la picaresca Carioca, cuyos representantes robaron a la delegada de educación de Níger dinero y documentos. La línea aérea le impidió subir a su vuelo de retorno, dejándola hasta el día de hoy desamparada en Río, alojada provisionalmente en casa de una traductora. Por otra parte, O Globo, principal diario de Río y segundo de Brasil en circulación, organiza  hoy 3 de Julio un seminario sobre “El legado de Rio+20” con participación de la Ministra de Medio Ambiente de Brasil, Isabella Teixeira.Rio 20: El legado

Pero ¿Nos ha dejado Río+20 algún tipo de legado? Los siguientes cinco asuntos pueden constituir un acercamiento al legado de Río:

El primer legado que necesitaría un análisis es nuestra propia percepción del fenómeno: Río+20  ha  escenificado la consagración de un determinado tipo de narrativa sobre la sostenibilidad:

Los medios de comunicación no son inocuos ni neutrales respecto al cambio climático y, quizá influidos por el foro paralelo ,“La Cumbre de los Pueblos” que, desde el otro lado de Río de Janeiro, cuestionó seriamente el papel de los negocios como proveedores de soluciones para el desarrollo sostenible, se hicieron eco de su rabia y desencanto dejándonos frases del tipo: "Rio se cierra en medio de críticas por un acuerdo débil, sin metas claras y medibles","un fracaso por falta de ambición", los líderes "no asumieron la responsabilidad de imponer acciones, metas o margen de tiempo", el resultado es "un documento abstracto que no se corresponde con la realidad".

Los medios tienen un papel sin cumplir  en la percepción y en la velocidad del cambio requerido, Rajendra Pachauri contestó al mismo periódico O Globo, que: “hacen falta un cambio en las percepciones, un cambio en las prioridades y un cambio de dirección”. Este proceso de cambio implica una operación de comunicación gigantesca en la que los medios no son ni serán neutrales. Básicamente algunos medios parecen más interesados en vender controversia que en presentar  los hechos, lo que favorece a quienes niegan el cambio climático, como se afirma en el reciente libro The Inquisition of Climate Science sobre el papel de los medios frente al cambio climático.

El segundo legado son los avances. Podríamos afirmar que  Rio+20 no fue una cumbre para quienes practican el deporte del “Salto a las conclusiones” pero, por escasos que parezcan, los hubo:

Podemos entender que  Rio+20 nos lega en primer lugar un documento de conjunto, como reconoce Peter Bakker, nuevo Presidente del  WBCSD: “El texto confirma que el mundo aún posee una plataforma para buscar soluciones comunes”. “De otra forma – continúa-, llevar el mensaje sobre la urgencia de la sostenibilidad y  los cambios requeridos, hubiese sido muy  difícil  de transmitir”. Avanzamos, aunque, parafraseando  al representante del WBCSD, “resolver una emergencia global a  través de un proceso multilateral, que requiere que 193 países se pongan de acuerdo en un texto, es un proceso del que  no podemos esperar milagros”. Como afirmó hace pocos días Ban Ki Moon, secretario General de Naciones Unidas: “Podemos considerar este acuerdo una victoria del multilateralismo”.

En tercer lugar Río+20 reconoce y llama a las empresas a jugar un papel relevante en la consecución del Desarrollo Sostenible. Destacando su contribución en tres aspectos fundamentales: la Innovación, los acuerdos de Colaboración y las recomendaciones sobre políticas a los gobiernos, como señala el documento “Overview & Outcomes” elaborado por el Global Compact, sobre los resultados del Corporate Sustainability Forum, evento que se realizó en los días inmediatamente anteriores a la cumbre oficial. No obstante, este segundo legado  tiene doble cara ya que, si bien se reconocen las capacidades y los recursos del sector privado  para innovar, colaborar  y recomendar políticas y se les adscribe la  responsabilidad de hacerlo, no se les entiende competencia alguna para influir en dichas políticas y marcos  regulatorios,  sin las cuales cualquier recomendación es papel mojado.

En cuarto lugar la impresión de solapamiento que produce leer los  tres documentos relevantes de Río+20: The Future we Want, el documento oficial firmado por los jefes de estado. Overview & Outcomes, el documento del Global Compact Corporate Sustainability  Forum y, indudablemente representativo, aunque  se presentó con anterioridad a la cumbre, el Changing Pace del WBCSD. Los  tres, con lenguajes de más a menos alambicado, piden y reconocen la necesidad de actuar urgentemente contra el cambio climático , el papel relevante del sector privado y la importancia de escuchar a las partes  en el desarrollo de las políticas que permitan la implementación de medidas. Este solapamiento le resta foco a la participación del sector privado a favor del Desarrollo Sostenible. Sería bienvenido un ejercicio de colaboración y síntesis por parte de dichas organizaciones, que además lo predican, de manera que las iniciativas ganasen en eficacia.

En quinto lugar, Rio+20 nos deja la impresión de que, la llamada a la colaboración entre Gobiernos,  empresas y sociedad civil y la  tendencia de las empresas más progresivas*, a adoptar iniciativas sin esperar grandes acuerdos,  está adquiriendo adeptos a más velocidad de la que parece, constituyendo un número de empresas y organizaciones vinculadas al desarrollo sostenible que crece y se afirma. El número de empresas que poseen estrategias de Sostenibilidad se ha  cuadruplicado en los últimos años; nos alejamos pues, de Río+20, con la impresión de acercarnos a un punto de inflexión en el que, esperanzadoramente, se inclinaría la balanza de los cambios.

*Entendemos como "progresivas" a aquellas empresas que se han comprometido y defienden un cambio en la manera de hacer negocios, en la necesidad de incluir las implicaciones sociales y ambientales entre sus responsabilidades, y en participar activa y públicamente a favor de un cambio en las políticas que permita luchar contra el cambio climático, asegurar una economía descarbonizada y un planeta más habitable a las futuras generaciones.

Newsletter

¿Te gustaría recibir los mejores contenidos sobre sostenibilidad en tu correo?

Comparte este artículo
¿Qué te ha parecido?
Comparte este artículo
Invitado
250 caracteres max.
El mensaje no puede estar vacío
El comentario tiene demasiados caracteres
Edwin Dalton

Muy buena informacion